martes, 29 de noviembre de 2016

SUPER HUMANOS: LA CIENCIA TRAS EL POTENCIAL DEL HOMO SAPIENS.

TRANSHUMANISMO.

EL HUMANO MÁS ALLÁ DEL HUMANO.

LOS COMICS Y SUS PELÍCULAS MUESTRAN COMO EL HOMBRE INTENTA SUPERAR SUS LIMITACIONES FÍSICAS Y MENTALES POR MEDIO DE LA CIENCIA ¿ES POSIBLE ESTO?.



Los últimos estrenos de películas sobre súper héroes narran historias de personas comunes y corrientes que obtuvieron, por medio de la experimentación genética, química o robótica, fuerza excepcional, reflejos extremos, inteligencia elevada. Captain América: Civil War es un claro ejemplo de esto, en la trama se puede observar desde sujetos que portan armaduras de tecnología avanzada adaptadas a sus cuerpos, hasta soldados de la Segunda Guerra Mundial alterados por implantes cibernéticos y bioquímica. El "Suero del Super Soldado" inyectado al Capitán América, las prótesis del Soldado del Invierno y la armadura de Iron Man son solo algunas muestras de estos elementos tan comunes en los comics, de hecho, en las historietas aparecen varias organizaciones gubernamentales secretas tales como Proyect Weapon X en el universo Marvel o Cadmus en DC que utilizan diferentes disciplinas del conocimiento con el fin de crear tanto hombres como mujeres con capacidades físicas e intelectuales aumentadas. El "transhumanismo", tal como se lo conoce a este fenómeno, no es algo que este aislado solamente en el mundo de las pequeñas viñetas o los films heroicos, es una postura filosófica adoptada por varios pensadores y científicos desde mediados del siglo XX en la que se plantea la posibilidad de utilizar el saber científico de diferentes áreas para aumentar el intelecto, la resistencia física, eliminar enfermedades en los genes e incluso retrasar el proceso de envejecimiento en el ser humano.

Este concepto divide a la opinión dentro de la comunidad de la ciencia alrededor del mundo, mientras que por un lado tiene a sus defensores, quienes alegan que estas aplicaciones podrían ayudar a resolver los problemas de desigualdad, por el otro tiene a sus detractores que afirman que esto puede implicar una división aún mayor entre las clases sociales sino que también puede representar un abandono de la esencia de aquello que hace un hombre al hombre. El filósofo sueco de la Universidad de Oxford, Nick Bolstrom, marca una postura a favor del uso del saber científico para lograr un estado de "perfeccionamiento humano" en el que la especie logre una "auto mejora a través de la ética de la aplicación de la ciencia" con el fin de superar sus limitaciones corporales e intelectuales mientras que por otro lado cuestiona a aquellos que critican esto al plantear la duda acerca de cuál es el límite de este debate entre "las críticas motivadas por los cambios en una cualidad humana y una hecha por la resistencia al cambio". Bolstrom, junto con el pensador británico, David Pearce, fundaron en 1998 la Asociación Transhumanista Mundial, o WTA como señalan sus siglas en ingles, una organización no gubernamental que se dedica a promover el reconocimiento del transhumanismo como algo que debe ser considerado por la investigación de los expertos científicos y la política. Pearce se muestra a favor del uso de la ingeniería genética y la nanotecnología para eliminar el "sufrimiento de todos los seres sentientes". Es decir, la utilización de las técnicas de manipulación de genes podrían servir para hacer desaparecer enfermedades congénitas, hasta sería posible manejar esas estructuras para "diseñar" seres humanos "perfectos", hechos "a la medida" a pedido de sus padres. Más fuertes, resistentes, inteligentes y estéticamente "lindos" acorde a los estándares de belleza establecidos por la sociedad en la que habiten, algo que para algunos expertos es considerado como un hecho positivo para el desarrollo de la raza pero para otros simplemente no lo es.

El sociólogo, economista y activista estadounidense, Jeremy Riftkin, en equipo con el biólogo, Stuart Newman, aceptaron el potencial que tiene que este campo multidisciplinario para desatar el potencial de la humanidad, pero por otro lado, se oponen a las modificaciones genéticas porque eso haría difusa la barrera entre un humano y sus creaciones, de esta forma, el científico que realizo el experimento para producir estos seres no sería diferente de ellos. El director ejecutivo del Instituto para la Ética de las Tecnologías Emergentes, James Hughes, destacó, en un artículo suyo, una serie de cuestiones relacionadas al movimiento transhumanista dado que él considera que aquellos que defienden este posicionamiento tienen una creencia tan firme acerca de que la tecnología puede resolver todos los problemas que esa afirmación puede llegar a verse como si fuese una forma de fe religiosa en la ciencia. Hughes asegura que esta mirada "tecnocéntrica", que gira siempre en torno al saber científico, puede generar sentimientos ideológicos anti democráticos por sus promesas de que el conocimiento de la tecnología va a arreglar todos los malestares sociales a largo plazo, lo cuál puede desviar la mirada de la opinión pública sobre las demandas o necesidades más inmediatas de la sociedad. Asimismo, el director de esta institución de ética aseveró que la noción de progreso indefinido del humano puede regresar al hombre a la era en la que se creía que todo debía ir acorde al "Plan de Dios" para el advenimiento del "Reino de los Cielos", solo que en ves de adorar a una deidad, se va a adorar a la ciencia mientras que se va a crear la figura de un "Satán" o un "mal" que debe ser derrotado para poder cumplir con estas premisas. El Dr Hughes tambien aseguró que los transhumanistas "abogan a favor del universalismo y relativismo ético", porque creen en "estándares no antropocéntricos de la ética", por consiguiente, piensan que tanto humanos como animales, aliens y hasta robots deben ser tratados con respeto, como ciudadanos, sujetos con personalidad, con sentimientos, capacidad intelectual, no obstante, esto acarrea un problema dado que nunca determinaron cuáles son las cualidades que deben considerarse para definir esto. 

Hay que imaginar como debieron sentirse Los Vengadores cuando se encontraron con Visión el organismo robótico con inteligencia artificial, que fue creado como producto de las acciones de Ultron, otra inteligencia artificial ¿Debían tratar a este ser como una persona o como una cosa? Si era herido ¿Tenían que tratarlo como un herido o como algo que debía ser reparado? La línea entre un simple experimento de laboratorio y alguien con razón, sensibilidad o características humanas de personalidad se desdibujó, de esta misma forma es probable que nos ocurra lo mismo cuando veamos un individuo diseñado dentro de nuestra vida cotidiana en un futuro no muy lejano. Los conflictos y el potencial que podría causar el uso de la ciencia sobre la raza humana se exploran en un número de What If de Marvel adonde se cuenta una historia alternativa en donde el Dr Erskine, el creador del "Suero del Super Soldado" que creó al Capitan América, no muere y su fórmula es aplicada a un grupo selecto de ciudadanos poderosos que se vuelven sujetos altamente desarrollados mientras que los sectores pobres o promedios de ciudadanos no tienen acceso a esto, entonces permanecen con sus limitaciones, tratados como parias o inferiores. El futuro de la especie homo sapiens va camino a un rumbo indeterminado adonde se debate constantemente si debe conservarse a si misma, sin cambiar y evolucionar de manera natural o ser capáz de superar sus necesidades de comer, beber o dormir, evitar envejecer, todo en favor de alcanzar una forma de superioridad que la eleve por encima de si misma, esta discusión puede avanzar o retroceder pero lo cierto es que el paso del tiempo es inevitable y a lo mejor no falta demasiado para poder ver super humanos caminando entre nosotros.

2 comentarios:

  1. Muy loco ver la evolución de los héroes a lo largo de la historia. En la antiguedad los "poderes" eran regalos divinos. En la actualidad, la ciencia es la que otorga los dones. Es como si la secularización, que fue avanzando en otras areas decla cultura humana también ha alcanzado el mundo mitológico. Muy buen artículo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubo cosas que, sin importar qué tan antiguas sean o en qué épocas hayan sido formuladas, no desaparecen, nada lo hace por completo porque con el tiempo, vuelven a surgir pero con otra forma, como si se reciclaran. Si uno observa con detenimiento ciertos antecedentes, la idea del humano "superior", "perfecto" e "inmortal" data desde la historia de Gilgamesh en la cultura sumeria. Desde ese punto hasta acá pasaron tantas cosas que en un momento parecían relegadas a la ciencia ficción, sin embargo, están empezando a ocurrir, gracias por comentar Matias.

      Eliminar